El gobernador Carlos Caicedo efectúa un arduo trabajo desde cada uno de los territorios afectados; al tiempo que gestiona ayuda con el Gobierno Nacional para atender de forma integral a las familias más vulnerables.

La Subregión Sur del Magdalena es una de las más golpeadas por la segunda temporada de lluvia que transita por el Departamento. Prueba de ello en los municipios como El Banco y San Zenón, las afectaciones son de gran magnitud, al punto que el gobernador Carlos Eduardo Caicedo articula trabajos desde cada uno de los territorios y busca ayuda del Gobierno Nacional para poder hacerle frente a las necesidades de las familias más damnificadas.

El mandatario departamental direcciona trabajos puntuales y focalizados a través de la Secretaría de Ambiente y Gestión del Riesgo y Cambio Climático en conjunto con las Secretarías del Interior, Desarrollo Económico, Poder Popular, Salud y Educación. Lo que pretenden Caicedo es que los más afectados sean atendidos integralmente.

En El Banco, actualmente hay un total de 3 mil 704 familias damnificadas y 505 están reubicadas en albergues temporales estipulados en distintas sedes educativas de la municipalidad. Por su parte, en San Zenón, hay 3 mil 852 familias afectadas y permanecen con el agua dentro de sus viviendas.

Jaime Avendaño, jefe de la Oficina de Gestión del Riesgo Departamental, explicó que, “los municipios más golpeados en la Subregión Sur son: El Banco y San Zenón. Son los más fuertes dado que el nivel de afectación es grandísimo porque se encuentran cercas de cuerpos de agua, porque se han registrado afectaciones agrícolas y sobretodo el grado de vulnerabilidad tan alto en el que se encuentra expuesta la comunidad. Hay que recordar que el primer respondiente en los municipios son las alcaldías y de manera subsidiaria entra la Gobernación; es por eso que ante la situación el gobernador Carlos Caicedo gestiona toda la ayuda necesaria con el Gobierno Nacional”.

Caicedo también le solicitó al Director de la Unidad Nacional de Gestión del Riesgo ayudas humanitarias consistentes en kits de alimentos, de aseo y cocina. Además de horas de maquinaria amarilla para intervenir las vías y hacer trabajos específicos en los territorios.

Cabe destacar que pese a todos los obstáculos producto de la crítica temporada de lluvia, el mandatario de los magdalenenses le continúa garantizando a los niños del Departamento los alimentos del Plan de Alimentación Escolar (PAE), especialmente a los estudiantes que residen en los territorios afectados por las lluvias.

#lalibertaddelmagdalena

Dejá tú comentarios